Statement

Por Darwin Estacio

Pedro Valerino pinta como si estuviera creando un lenguaje pictórico superpuesto al de la escritura convencional, cada plano o fragmento de color parece suplantar a las palabras que quedan ocultas a la vista del espectador, resultando entonces en un reordenamiento visual compuesto de pequeñas áreas de pigmento. Estas obras exhiben un resultado abstracto, pero parten de un proceso riguroso mediante el cual las palabras y los conceptos se transforman en un meticuloso alfabeto visual, una suerte de código encriptado que convierte el proceso de pintar en un acto de autocensura por decirlo de alguna manera, sobre todo teniendo en cuenta la procedencia del autor. El artista establece un diálogo consigo mismo y propone un tipo de abstracción de base conceptual que intenta esconder debajo de una capa de planos de color todo un universo de sentido.

En sus obras se conjuran la tradición de la pintura abstracta de procedencia concreta y minimal con la tradición conceptual del arte. Pero su obra es un ejemplo de aquella idea que plantea que un elemento siempre es más que la suma de sus partes, su trabajo trasciende sus referentes y busca entablar una relación directa con los discursos más actuales del arte.